Hacia un Sector de la Edificación y la Construcción Eficiente y Resiliente

APEAM – LEED en proceso

Revertir la crisis climática a través de buenas prácticas constructivas es uno de los principales objetivos de Eosis, pero ¿desde qué punto un proyecto físico comienza a abordar la crisis climática?
La respuesta: antes de su construcción.
En esta ocasión Anery Ahumada, documentadora en Eosis, nos cuenta cuál es uno de los primeros puntos a partir de los cuales empieza a abordar una edificación sostenible.

Las actividades de construcción y las operaciones de construcción representan el 36 por ciento del consumo de energía final global y el 37 por ciento de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía, según el Informe sobre la Situación Mundial de los Edificios y la Construcción de las Naciones Unidas de 2021.

Estos indicadores posicionan al sector de la construcción como uno de los más contaminantes a nivel global. En la actualidad, la forma en la que la mayoría de edificios son construidos y operados no ha tenido grandes cambios respecto al siglo pasado.

La construcción de edificios sigue siendo una metodología tan rudimentaria como en sus inicios en la mayoría de los países en desarrollo.Sistemas constructivos y materiales que se utilizan en la construcción siguen creando edificios duraderos y de calidad. Pero la realidad es que las condiciones climáticas y la calidad de vida de los seres vivos demanda alternativas urgentes en la actualidad.

Gran parte del aporte de los edificios a la crisis climática es el desperdicio que se genera durante su construcción. Materiales con alto grado de energía incorporada y con procesos de fabricación altamente nocivos son utilizados en la construcción de edificios y estructuras que tanto en sus procesos de consolidación como de demolición constituyen una cantidad importante de residuos.

Bajo este esquema, uno de los retos más importantes para cumplir con los objetivos de descarbonización y disminución de la crisis climática sería el manejo de estos materiales. El concreto, asfalto, ladrillos, madera, plástico, vidrio, yeso, metales, entre otros materiales pueden desviarse de los vertederos y gestionarse para nuevos usos productivos. Este tema resulta ser tan relevante que certificaciones ambientales de edificios, como lo es LEED, piden como requisito contar con este plan.

Reducir la cantidad de materiales de construcción y demolición desechados en vertederos o incineradores puede:

  • Crear empleo y actividades económicas en las industrias de reciclaje y brindar mayores oportunidades comerciales dentro de la comunidad local, especialmente cuando se utilizan métodos de demolición y demolición selectiva.
  • Reducir los gastos generales del proyecto de construcción evitando los costos de compra/ eliminación y la donación de materiales recuperados a organizaciones calificadas. La reutilización in situ también reduce los costos de transporte.
  • Compensar el impacto ambiental asociado a la extracción y consumo de recursos vírgenes y producción de nuevos materiales.
  • Conservar el espacio del vertedero.

El contar con un plan que atienda esta situación urgente podría ayudar a desarrolladores y contratistas a crear una marca verde y apuntar hacia la descarbonización de sus procesos, al mismo tiempo de crear valor agregado a sus proyectos desarrollados.

¿No sabes por dónde comenzar a ser sustentable?
Contáctanos para que juntos podamos crear un plan de descarbonización para tus desarrollos!

XNUMX Global Status Report for Buildings and Construction

Anery
Ahumada

Documentación | Comunicación

Publicar un comentario